Una aplicación de la navaja de Ockham a la teoría de Lacan-AE